Juez experto en familia: “El divorcio puede generar traumas en los niños para toda la vida”

21 Nov 2016
254 veces

El juez José Luis Utrera es un reconocidísimo experto en Derecho de Familia que ha divorciado a más de 30.000 malagueños y ha concedido una entrevista para hablar sobre cómo gestionar un divorcio más allá del conflicto entre las partes para que sea lo más pacífico posible.

José Luis Utrera es un reconocido juez especializado en Familia que ha divorciado a más de 30.000 malagueños. Su misión, alega, es que los cónyuges puedan resolver sus conflictos ellos mismos y que la separación no deje grandes secuelas.

 

Cómo experto en Derecho ha escrito varios libros de referencia sobre el tema como ‘Guía del buen divorcio’ o ‘Mediación intrajudicial práctica para abogados y mediadores’. Ahora ha concedido una entrevista a La Opinión de Málagadonde habla sobre los traumas infantiles derivados por los divorcios y sobre cuál sería la mejor solución para que los padres medien en el conflicto:

 

¿Es posible llevarse bien tras un divorcio?

Hay muchas parejas que se llevan bien. Yo reconozco que no es fácil. Hay grandes cargas emocionales y eso hace difícil el solucionar estos conflictos, hay una emoción, cargas psicológicos y eso a veces nubla la vista de los propios intervinientes y les aboca a soluciones que no son más que perjudiciales para la otra parte, para ellos mismos y especialmente para sus hijos.

Qué aporta la mediación a un divorcio?

Fundamentalmente da una solución de más calidad al conflicto. El proceso judicial de divorcio sólo da soluciones jurídicas a un conflicto que tiene unos componentes, psicológicos, emocionales y personales muy importantes, y eso no se resuelve en el juzgado.

En la mediación sí tienen cabida todos esos componentes. Es lo que se distingue entre el conflicto y el proceso. Si no solucionamos el conflicto, ¿qué ocurre?, pues muchas veces el proceso se reitera en el juzgado.

Se inicia un divorcio, cuando se dicta la sentencia y parece solucionado; a continuación viene una ejecución porque no se cumple, a los pocos meses una modificación de medidas, a los pocos meses una discrepancia de la patria potestad, todo eso generado por un solo conflicto familiar. ¿Por qué ocurre eso? Porque no se ha solucionado el conflicto.

La mediación tiende a poner el foco sobre el conflicto y no sobre el proceso, que no deja de ser la exteriorización del conflicto. Es como si uno se venda una herida sin haberla desinfectado, eso termina echando pus y complicándose, porque se ha puesto una venda a un conflicto que no está resuelto.

Las parejas cada vez son más numerosas son las que constituyen su vínculo familiar al margen del matrimonio

La crisis hizo que muchas parejas permanecieran viviendo en la misma casa pese a querer divorciarse…

La última estadística del Poder Judicial da una pequeña bajada de divorcios. Se debe más no a que haya más o menos crisis, sino a que cada vez hay menos matrimonios. Las parejas cada vez son más numerosas son las que constituyen su vínculo familiar al margen del matrimonio. Los divorcios están estabilizados o bajando levemente, pero crece el número de rupturas no matrimoniales.

Y, sobre todo, lo que se detecta en los juzgados de Familia de Málaga es que está creciendo la conflictividad postruptura. Las decisiones las tienen que tomar conjuntamente el padre y la madre aunque estén divorciados y no se ponen de acuerdo. Por ejemplo, elegir colegio, organizar la comunión o el bautizo, autorizarlo para que salga al extranjero y se saque el pasaporte, si se le compra la moto, etcétera… o cosas más graves como son los tratamientos médicos que hay que aplicar al niño con enfermedades graves.

Yo he tenido casos en los que los padres no se ponían de acuerdo y hemos tenido que hacer un peritaje médico para determinar cuál era el tratamiento más adecuado.

Deduzco que el rol de familia tradicional está en crisis…

La familia tradicional ha saltado por los aires. Han saltado los códigos éticos, religiosos y sociales por los que se regían la familia tradicional y eso hace que, en muchos casos, el único código que se aplica es el Civil, eso es un grave error. Deberíamos hablar más de familias que de familia.

No hay un solo tipo de familia, sino varios tipos. Seguimos en los juzgados encontrándonos con problemas importantes, por ejemplo que no haya una jurisdicción especializada en Familia, que es algo que venimos clamando desde hace muchos años. Que sea necesaria una especialización para ser juez de lo Mercantil o de lo Contencioso-Administrativo y no para ser juez de Familia es un auténtico disparate.

“Poco a poco va siendo asumida por las partes. No es que haya habido un boom, pero se habla de que en torno a un 20 o 25%”

¿Se está imponiendo la custodia compartida?

Sí, poco a poco va siendo asumida por las partes. No es que haya habido un boom, pero se habla de que en torno a un 20 o 25% de las custodias son de carácter compartido. En los juzgados se tiene muy asumido que es un régimen adoptable en las sentencias, así lo ha dicho el Supremo, y se adoptan en los convenios reguladores de las partes. No obstante, sigue siendo mayoritaria la custodia monoparental. El problema de la custodia compartida es que requiere de unos niveles de colaboración que no siempre se dan. Y la custodia compartida cuando no hay buena relación entre los progenitores suele ser un caldo de cultivo de esa conflictividad postruptura.

¿Qué es lo más indicado para el niño?

Para el niño lo más indicado es la coparentalidad responsable, es decir, que los dos progenitores se impliquen. Eso no siempre tiene que ser a través de la custodia compartida, pero puede haber custodias monoparentales donde ambos progenitores estén perfectamente implicados en la vida de los niños.

“Los niños sufren mucho cuando tienen que venir al juzgado”

¿Se escucha al niño en el proceso?

Con arreglo a la normativa legal, a los mayores de 12 años y a todos aquellos con suficiente juicio. El problema es que muchas veces no se les oye porque si no hay discrepancia entre los padres respecto de las medidas que afectan a los menores, oír al niño no deja de ser una victimización. Sufren mucho cuando tienen que venir al juzgado. Las audiencias de los menores hay que acordarlas solo cuando sea estrictamente necesario, porque se estresan.

¿Cuál es el mensaje de los niños?

En el 90% de los casos lo que les gustaría es que volviesen a vivir juntos los padres y, si no pueden por favor que no se peleen. Nos encontramos niños que son usados para mandarse mensajes de unos a otros, a los que se presiona psicológicamente para que se posicionen a favor de uno y de otro, niños que acaban manipulando ellos a los adultos, porque saben que su opinión es importante, niños que asumen toda la responsabilidad de creerse que son ellos los que deciden y eso les genera un trauma que les dura toda la vida, por eso intentamos en las audiencias descargar esa responsabilidad, dejarle muy claro que a él se le escucha pero él no decide.

¿Es posible, entonces, divorciarse bien?

Sí, calculo que, aunque haya más de mutuo acuerdo, de esos un 40% no vuelven a dar un problema una vez rota la pareja.

 

Actuall

Modificado por última vez en Lunes, 21 Noviembre 2016 20:44

Somos ciudadanos que amamos México y que buscamos que tú te hagas sentir.

Populares

Lo más Reciente