ANUNCIO Y SORPRESA: LA RENUNCIA DEL PAPA

Tras ocho años al mando de la Iglesia católica, el Papa Benedicto XVI anunció su renuncia, hecho que ha sorprendido a todo el mundo. Benedicto XVI es el papa 265º en la historia y líder de 1.200 millones de católicos en el mundo, número que sigue creciendo. Se pensaba que sería un pontificado de transición, es decir que durara menos de 5 años. No fue así.

Durante una reunión sobre la canonización de los mártires de Otranto, el Papa anunció sorpresivamente, en latín: “Siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por medio de los Cardenales el 19 de abril de 2005”.

Los motivos de dicha decisión expresados por el Pontífice fueron su “avanzada edad” y su “falta de fuerza”.

Joseph Ratzinger trabajó muy de cerca a Juan Pablo II por más de 23 años, pero su vida era desconocida por muchos, incluso al iniciar su papado. Nació el 16 de abril de 1927 en Marktl am Inn, un pequeño pueblo de Baviera; fue hijo de un militar y de una cocinera devota. Joseph descubrió su vocación sin imaginar que sería Papa.

Ya ordenado sacerdote, Ratzinger destacó como gran teólogo. En el Concilio Vaticano II brilló por sus aportaciones. Es autor de decenas de libros y ensayos de teología, pero sobre todo un académico de gran honestidad intelectual.

Su tarea como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en el pontificado de Juan Pablo II, le creó la fama de guardián de la ortodoxia, e injustificadamente se le ha juzgado de intransigente e inflexible. Pero basta conocer un poco de su obra para ver que ello no es exacto.

El 19 abril de 2005, el cardenal Joseph Ratzinger fue elegido como sucesor de Juan Pablo II. Sin embargo, el papado de Benedicto XVI ha tenido muchas dificultades que enfrentar. En ese sentido el papado de Benendicto XVI, pasará a la historia en medio de polémicas y grandes luces.

Su papado en un camino pedregoso

El papado de Benedicto XVI ha tenido que enfrentar numerosos problemas de la Iglesia. En primer lugar, enfrentó con valentía y humildad los escándalos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes.

Otro punto doloroso fue la mala interpretación de un discurso que irritó a la comunidad musulmana.

La crisis surgida tras el escándalo por la filtración de documentos clasificados del Vaticano por el mayordomo papal, representó un doloroso problema para el Papa.

En su persona, el Papa ha tenido que enfrentar injurias y críticas infundadas, como cuando fue criticado por haber formado parte de las Juventudes Hitlerianas durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, Joseph Ratzinger nunca fue miembro del partido nazi y su familia se opuso al régimen de Adolf Hitler, la pertenencia a las Juventudes Hitlerianas era obligatoria.

En su salud también ha tenido que enfrentar problemas, con males de presión sanguínea, un ojo con el que prácticamente no puede ver, desde octubre de 2011, empezó a utilizar una plataforma con ruedas para moverse en el pasillo principal de la Basílica de San Pedro.

¿Qué pasa ahora, según la legislación de la Iglesia?

En principio, el Derecho Canónico no establece ninguna oposición a la renuncia del Papa, siempre y cuando el Pontífice exprese su renuncia de “forma pública y libre”.

El Canon 332.2 establece que el fallecimiento o la renuncia son los dos modos previstos para el cambio en la cabeza de la Iglesia. En el caso de la renuncia no se requiere que ésta sea aceptada, ya que no hay superior que pudiese recibirla.

No hay nada previsto como ruta para el caso de renuncia, en razón que el Código de Derecho Canónico es de 1983 y no estaba en el imaginario del legislador el caso de renuncia papal.

Lo que sí debe hacer Benedicto XVI es redactar una carta de renuncia oficial dirigida al Colegio Cardenalicio, órgano electoral y supremo de la Iglesia católica, según esperan algunos enterados en el tema.

En una entrevista al Papa publicada en 2010, en una obra titulada “Luz del Mundo”, Benedicto XVI explicó que un Papa puede dimitir “en un momento de serenidad, no en el momento del peligro”.

En la misma obra, señalaba que sus fuerzas iban disminuyendo y temía por el trabajo que conllevaba su misión.

Lo que viene

El 28 de febrero de 2013, a las 20:00 horas, la sede de Roma quedará vacante tras la renuncia de Benedicto XVI. Lombardi, en una conferencia de prensa, ilustró los pasos a seguir. Según el portavoz del Vaticano “para Semana Santa —del 24 de marzo al 1 de abril— tendremos un nuevo Papa”.

El Cónclave se celebrará en los 15 o 20 días posteriores a la renuncia del Papa. Benedicto XVI no podrá formar parte del Cónclave para la elección del nuevo pontífice, según señala el mismo P. Lombardi.

Benedicto XVI se trasladará a la residencia de Castel Gandolfo cuando comience la Sede Vacante y una vez que haya nuevo Papa se retirará a un monasterio de clausura dentro del Vaticano, anunció este lunes el portavoz.

Lo que sí debemos reconocer es que hemos tenido un Papa valiente, que ha dado la cara en problemas muy fuertes de la Iglesia; que hemos conocido un hombre con gran claridad de comprensión del ser humano y del mundo, que ha sido un hombre de gran honestidad y amplitud intelectual.

La renuncia de Benedicto XVI muestra su humildad y honestidad intelectual indiscutible. Si Juan Pablo II continuó hasta el final de su vida siendo Papa, aun en clara debilidad física, Benedicto XVI ha decidido renunciar al papado. Ambos han tomado decisiones difíciles. Ambos lo han hecho por amor a la Iglesia aunque sus decisiones han sido opuestas.

Al Cardenal Ratzinger le agradezco su humildad y grandeza, su alta intelectualidad y sabiduría. Hoy día, Habemus Papam, Card. Joseph Ratzinger.

 

Modificado por última vez en Miércoles, 27 Agosto 2014 10:05

Somos ciudadanos que amamos México y que buscamos que tú te hagas sentir.

Populares

Lo más Reciente