Museo de la Basílica de Guadalupe, arte y religión en un mismo espacio

Con 76 años de historia, el Museo de la Basílica de Guadalupe forma parte la red de Museos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), en virtud de las riquezas artísticas que resguarda, tanto a nivel arquitectónico como en sus colecciones.

 

Desde la fe platicó con su directora Nydia Rodríguez Alatorre para saber cómo ha sido su experiencia a lo largo de seis años al frente de este museo tan peculiar, así como para conocer cuáles han sido sus logros y qué proyectos tiene.

 

Explicó que el concepto del museo fue desarrollado por el señor Jorge Guadarrama en 1941, y durante su gestión se realizaron las obras de ampliación con las cuales se pudo dar apertura a cuatro pequeñas salas; también se encargó del proyecto de restauración y del inventario de las colecciones. Pero no fue sino hasta que se construyó la nueva Basílica cuando los responsables del antiguo templo decidieron ceder parte del edificio para que se pudieran abrir más espacios. Fue entonces que se logró acondicionar 16 salas, mismas que actualmente están abiertas al público. 

 

Nydia Rodríguez Alatorre detalló que en estos espacios se exponen, además de múltiples exvotos, más de cuatro mil piezas de arte sacro. “Hay toda una sala de iconografías de la Virgen de Guadalupe, también tenemos un plato de oro que le regalaron a la Virgen los Reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, y una rosa de oro que obsequió el Papa Paulo VI, entre otras muchas piezas”.

 

Sobre sus aportaciones profesionales, Nydia Rodríguez destacó la creación de un taller de restauración y la incorporación de este recinto a los diferentes programas culturales vigentes en la Ciudad de México, como “La Noche de Museos”, “Promoción Nacional de Verano”, “El mes de los Museos de la Ciudad de México”, entre otros, siempre motivada por su interés de que el arte sacro y guadalupano tengan una mayor proyección.

 

Agregó que, a mediados del 2016, el Museo de la Basílica se sumó a la Red de Museos para la Atención a Personas con Discapacidad, pues una de las metas de este espacio es llegar a ser totalmente inclusivos, y que con recursos propios puedan hacer más obras a favor de las personas con alguna limitación física.

 

Puso como ejemplo la exposición “Floreciendo en la Adversidad”, que está enfocada a reconocer, promocionar y difundir el trabajo de artistas que están imposibilitados de sus manos, pero que hacen obras maravillosas con la boca y con el pié. “No sólo queremos apoyar su talento, también queremos ser una opción de sensibilización para el público, porque muchas veces se nos olvida que estas personas son seres activos en la sociedad. Habernos sumado a esta red fue importante porque unimos esfuerzos para poder abrir las puertas y dar servicio a más personas”, señaló.

 

Nydia Rodríguez explicó que hay una relación cercana entre el arte y la religión: “se puede decir que nacieron prácticamente juntas, razón por la cual son dos actividades indisociables que conviven diariamente en el mundo”.

 

Para visitar este museo –dijo– no es necesario que sean creyentes, la invitación está abierta a todo público, pues conocer el Museo de la Basílica de Guadalupe es una gran experiencia, es una vivencia muy significativa que no sólo nos lleva a aprender sobre la historia de nuestro México –porque la Virgen de Guadalupe es parte fundamental de esa historia–, sino también para tener una experiencia espiritual”.

 

Comentó también sobre otros dos proyectos: el primero es un museo extramuros, que consiste en llevar parte del museo a lugares especiales, donde la gente no puede desplazarse, como ocurrió el año pasado cuando participaron en el Verano Teletón, atendiendo a 80 niños por día, aproximadamente.

 

“Otro proyecto más será montar obras táctiles, dedicadas a invidentes. Queremos reproducir algunas de las obras más importantes en relieves y texturas”, afirmó.

 

Finalmente, consideró “que el arte es un don que Dios nos da, porque Él nos hizo a su imagen y semejanza; por lo tanto, Él es el primer creador; como seres humanos nos dio libre albedrío para que ese don creativo lo usáramos de la forma que mejor quisiéramos, para crear cosas positivas, para hacer el bien y no para hacer el mal; eso es el arte y la cultura, que nos hacen crecer en valores, más aún en la crisis que estamos viviendo”.

Fuente: SIAME.

Somos ciudadanos que amamos México y que buscamos que tú te hagas sentir.

Populares

Lo más Reciente