6 razones de por qué María de Guadalupe es la Madre de México

Estos son solo 6 puntos de muchos más de porque Guadalupe es nuestra madre

Y fue en el año de 1531, en tiempos de la conquista de los españoles en territorio mexicano, que Dios volteó a ver éste puntito del mapa, y quiso acercarnos más aún a Su Madre, y nos la mostró ¡¡muy parecida a nosotros!! Como una mujer de tez morena y estatura baja. Traía su cabello suelto, lo cual era símbolo para los aztecas de virginidad, pero tenía también una cinta en su vientre indicando su embarazo, y con él, el nacimiento de una nueva era. Estaba cubierta por el sol, y tenía el mismísimo cielo como su manto. Se presentó a sí misma como la: “Siempre Virgen María de Guadalupe, Madre del Verdadero Dios por quien se vive.”

 

Hay varios aspectos enlistados a continuación en donde observamos el amor de una nuestra Madre, representado en tan solemne imagen:

 

1. Amor

¿Alguna vez te has puesto a pensar la frase con que nuestra Santísima Madre se dirige a Juan Diego?: “Hijo mío, a quien amo tiernamente como a un hijo pequeñito y delicado…” ¿No es ésta la ternura característica en las madres? ¡Cuánto amor tan profundo hay en una persona para dirigirse de esta manera hacia otro! ¿En dónde se puede encontrar un amor tan puro y lleno de sentimiento? Qué hermoso legado nos ha dejado Jesús al pie de la Cruz.

2. Inclusión

Ninguna madre excluiría a ninguno de sus hijos, por más diferente que sea uno de los demás. Por más terrible que sea uno del otro, ellas solo saben amar por igual. Y nuestra amadísima Madre nos quiso dar a entender esto en sus manitas. Una es más morena que otra, esto nos muestra el mestizaje que empezó a reinar en la época de la conquista, incluyendo españoles como indígenas. 

3. Dar lo mejor a sus hijos

Alrededor de su vientre la Virgen tiene una cinta que simboliza a una mujer embarazada. Hay alguien retoñando en su vientre, y que ella quiere dar gustosa a un pueblo recién descubierto. Nuestra madre nos ama, y es tanto su amor por nosotros, que vino a darnos un regalo único para toda América, un regalo para lo cual Ella fue la elegida. Es por medio de la Santísima Virgen de Guadalupe que Jesucristo entra al Continente. Como si ella estuviera deseosa de dejarnos lo mejor para sus hijos.

4. Madre única

Toda la plática entre ella y Juan Diego se da en el monte Tepeyac. Éste monte era el sitio de adoración de los aztecas a su diosa “Tonantzin” cuyo significado es: “nuestra madre venerada”. No es casualidad que la Santísima venga a declarar una exclusividad de madre, sabe que es la única que nos puede abrigar con ese amor, por eso quiere que en ese cerro sea exclusivo para su veneración. No solo como la única Madre, sino también como la verdadera Madre que es.

5. Promesa de protección

El nombre Guadalupe es una palabra difícil de que existiera en el lenguaje náhuatl. Pero ¿Por qué ha hecho ella, que en los labios de aquél indígena se pregonara esta palabra? La palabra Guadalupe, puede ser semejante a la palabra náhuatl “Coatlallopeuh” que significa: “La vencedora de la serpiente” recordándonos aquella profecía del Génesis 3,15 que dice que por amor Ella nos protegerá siempre de todo mal.

6. Amor eterno

Luego de 1500 años de los días de Jesús, María se mostró bajó la forma de la Virgen de Guadalupe, para decirnos: “¿No estoy Yo aquí que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría?” Estas palabras que se guardan en una promesa eterna de amor, protección y maternidad siguen haciendo arder nuestro corazón de amor. Una tilma no es de larga duración, se estima no mayor a 50 años, más esta tilma ha estado con nosotros por casi 500 años como si ella nos dijera “Mi amor estará con ustedes por la eternidad”.

 

Y hoy nos toca decirle nosotros a nuestra Madre: ¡Gracias por quedarte con nosotros! Gracias por tu constante “SÍ”. Gracias por tus cuidados y tu protección. Gracias por luchar con nosotros, y por tu oración de cada día. Ayúdanos a sentirte cerca. A sabernos tus hijos, y saber que somos de Ti. A ver a Tu Hijo en las flores, en el viento, en la sonrisa de un niño. ¡Te amamos, Madre! ¡Feliz día de las Madres!

Fuente: Catoliscopio.

Somos ciudadanos que amamos México y que buscamos que tú te hagas sentir.

Populares

Lo más Reciente