Conoce lo que esta foto viral muestra del drama de los niños en Medio Oriente

La foto que se volvió viral la semana pasada sobre una niña siria quien se “rindió” ante una cámara, pensando que era un arma, es solo una pequeña muestra de la situación que viven los niños refugiados en Medio Oriente.

“En lo que respecta a los niños, ellos viven una situación muy compleja y atemorizante. Sus circunstancias no son nada buenas.”, declaró a CNA, Zerene Haddad quien está a cargo Oficina Regional de Abogacía y Comunicaciones del Servicio Jesuita para los Refugiados en Medio Oriente y en el Norte de África.

Haddad comentó que los niños que viven en el campo de refugiados suelen estar callados y lucen como si estuvieran “vacíos por dentro”. Explicó que, los niños afectados por la guerra y la violencia tienen problemas para expresar lo que sienten.

Esta dificultad para expresar sus emociones y la carencia de madurez emocional requerida para superar los traumas vividos producen un efecto negativo en la recuperación de los niños.

La BBC contactó al fotógrafo original, Osman Sagirli, quien comentó a la agencia que él tomó la fotografía en diciembre del año pasado en el campamento de refugiados en Atmeh, Siria.

Sagirli comentó que la Hudea, la niña de 4 años que fotografíó, había recorrido aproximadamente 145 kilómetros desde Hama, su hogar, con su madre y sus dos hermanos para llegar al campamento de refugiados.

“Ella estaba asustada porque se mordió los labios y levantó las manos cuando le tomé la foto Usualmente los niños salen corriendo, se tapan la cara o sonríen cuando ven una cámara, pero cuando le quite el lente a mi cámara ella pensó que era un arma”, declaró el fotógrafo.

Sagirli explicó que las fotografías de los niños en los campos de refugiados son más impactantes que las de los adultos. “Sabemos que hay muchos desplazados. El sufrimiento se percibe más a través de los niños que de los adultos. Su inocencia refleja mejor sus sentimientos”.

En lo concerniente al comportamiento de los niños refugiados, Haddad comentó que hay diferentes reacciones.

“Algunos niños están visiblemente traumatizados y otros son capaces de lidiar con el sufrimiento, parece que lo están superando pero demoran en sanar sus heridas internas. También hay niños que se vuelven muy agresivos, otros que continúan en estado de shock y no pueden hablar.”, indicó.

Todos ellos han perdido amigos, familia o han experimentado algún tipo de violencia extrema. Incluso el hecho de huir de casa, llegar a un lugar donde las condiciones de vida son difíciles y lidiar con la pérdida de sus familias, se convierte en un trauma que cambia totalmente sus vidas, incluso si no han pasado por situaciones violentas. Además, este trauma se incrementa cuando los niños son obligados a vivir en condiciones más duras de lo normal.

También hay problemas en cuanto a la educación de los niños porque es complicado que un niño que se muere de hambre logre concentrarse  y que aprenda. La mayoría de los niños que acuden a la escuela del campo de refugiados tienen trastornos alimenticios o están desnutridos. Asimismo, hay más probabilidades de contraer enfermedades debido a la falta de sanidad y la pobreza de los campos.

Pero, a pesar de las terribles circunstancias, Haddad  dijo que se impresionó con la fortaleza de los niños para sobrevivir.

Otro problema en la educación de los niños es que muchos no han asistido a la escuela durante años debido a que estalló la guerra civil en Siria hace 4 años. Los líderes políticos sirios calificaron a los niños sirios que crecieron sin educación, debido a los estragos de la guerra, como “la generación perdida”.

Haddad señaló que se estableció un sistema en el campo de refugiados para generar  una disciplina de hábitos en los niños. Hasta ahora, los resultados en la vida de los niños han sido favorables.

Sin embargo, la encargada destacó que hay una iniciativa que ha contribuido a mejorar la situación de los niños. Se trata de una relación de correspondencia escrita.

Un niño de Alaska tuvo la idea de hacer postales para los niños refugiados. Él pidió a sus compañeros de clase que dibujaran en un lado y que escribieran un mensaje en el otro. Cuando los niños recibieron las postales, estos comenzaron a responder enviando postales con dibujos y palabras positivas.

“Los niños solo quieren ser niños  y el dibujo es una manera de recuperarse del trauma”, comentó Zerene Haddad.

La Fundación de la Santa Sede; Ayuda a la Iglesia Necesitada, ha lanzado una campaña de sensibilización y de ayuda económica con los cristianos perseguidos en Medio Oriente.        

Si desea conocer más sobre esta campaña haga clic en el siguiente enlace:

https://www.ain-es.org/quienes.aspx

 

ACI

 
Modificado por última vez en Martes, 07 Abril 2015 18:00

Somos ciudadanos que amamos México y que buscamos que tú te hagas sentir.

Populares

Lo más Reciente