La agenda gay entra de lleno en Disney, y ahora, ¿Qué hacemos?

Walt Disney Company es la segunda compañía de medios de comunicación y entretenimiento más grande del mundo[1]. Es operadora y licenciataria de parques temáticos y diversos canales de televisión en abierto y por cable, como ABCESPN y los variados canales familiares marca DisneyDisney ChannelDisney XDDisney Junior y Disney Cinemagic.

Históricamente sus productos han estado orientados hacia el público familiar, y aunque es muy difícil que todos estén de acuerdo con los contenidos, podemos considerar que en su gran mayoría las historias son entretenidas y con un mensaje positivo.

Sin embargo, en la última película de la Bella y la Bestia, su director, Bill Condon, quien es abiertamente homosexual y ha dirigido películas como Kinsey (donde se hace una apología a un precursor de la Ideología de Género), declaró que el filme, dirigido al público infantil, contenía un momento exclusivamente gay.

Decidí ver la película para tener más argumentos y así generar una crítica imparcial, y definitivamente hay varias insinuaciones de que el personaje de LeFou es homosexual por su gestos hacia Gastón, el villano de la película, pero es hasta el baile de la escena final donde entiendes a qué se refería el director con el “momento exclusivamente gay”.

No es la primera vez que una película de Disney intenta el comunicar el homosexualismo como algo bueno y normal, en 2014 sacó a una pareja de lesbianas con una niña adoptada en Good Luck Charlie, una pareja gay en Gravity Falls, y en este año a varias parejas gays besándose en un episodio de Star vs the Forces of Evil de Disney XD.

Durante el 2016, el director de Moana, Robert Clements, no descartó incluir una princesa #LGBT en su catálogo de princesas.[2]

¿Debería esto de extrañarnos?

Si lo vemos desde la perspectiva histórica de la compañía definitivamente si, Walt Disney era un protestante practicante quien intentaba meter mensajes cristianos en sus películas. Walt escribió en la revista Guideposts en 1949: "Creo firmemente en la eficacia de la religión, en su poderosa influencia en la vida entera de una persona, que ayuda a satisfacer la tormenta y el estrés de la vida y mantenerte en sintonía con la inspiración divina. Todo lo que pido de mí mismo, 'Vive una buena vida cristiana'.[3]

 
En otra ocasión también comentó: Tanto mi estudio de la Escritura como mi carrera entreteniendo a los niños me han enseñado a apreciarlos. ... Por lo tanto, sea cual sea el éxito que he tenido en llevar entretenimiento limpio e informativo a personas de todas las edades, lo atribuyo en gran parte a mi educación Congregacional y a mi hábito en la oración".
 
Algunas referencias religiosas las podemos encontrar en sus primeras películas, por ejemplo enla un tema religioso-resurrección en Blancanieves (1937) y Bella Durmiente (1959), en esta última película con hadas madrinas haciendo referencias a los escudos de la virtud y espadas de la verdad, haciendo eco de la "armadura de Dios  de San Pablo . " La batalla del príncipe Felipe con Maléfica convertido en dragón recuerda a la leyenda de San Jorge que, aunque no es bíblica, tiene connotaciones religiosas, al igual que la característica que hizo Disney algunos años después con la leyenda del joven rey Arturo , La espada y la piedra (1963).

 

Sin embargo, el fundador murió en 1966 y una serie de malas decisiones y películas con poco éxito catapultaron la renuncia en 1984 del último presidente que tenía historia en la compañía, Ron Miller, yerno de Walt. Entrando entonces a dirigir la compañía tres externos: Frank Wells, Micheal Eisner y Jeffrey Katzenberg; los cuales cambiaron lentamente el alma de Disney.

Hay estimaciones de que desde hace 20 años más del 40% del personal que trabaja en Disney es homosexual[4], hace algunos años nombraron a su primer presidente abiertamente gay, George Kalogridis, y sacaron un video en donde están orgullosos de que sus empleados vivan su homosexualidad[5]

Era cuestión de tiempo para que la agenda gay se destapara…

¿Tiene algo de reprobable que gente abiertamente homosexual trabaje en Disney? No, por supuesto que no, debemos de creer que cualquier persona tiene derecho al trabajo digno no importando su orientación sexual.

Ahora, de eso a intentar normalizar la homosexualidad en los niños, hay una distancia muy grande; la cual antes sutilmente, y ahora ya claramente y sin tapujos, comenzaron a cruzar.

¿Qué podemos hacer? La compañía no se sintió amedrentada por las firmas levantadas en CitizenGo en contra de la Película de la Bella y la Bestia ni por la censura en países como Rusia y Malasia, y difícilmente cambiarán de opinión al tener tal grado de personal homosexual en sus filas. Quitémonos la máscara, Disney ya no es la misma compañía de nuestra niñez; ideológicamente nos es contraria y revisando su misión vemos que lo que más les interesa es el dinero, y el público gay les representa grandes ganancias.

Y ahora ¿Qué hacemos?

¿Censurarla? No, estaríamos cayendo en lo mismo que hace hoy el #LGBT, intentar censurar a toda cosa a la iglesia católica y quienes pensamos que el homosexualismo no es algo positivo, solo observen lo que pasa con el Bus de la Verdad de HazteOir en España.[6]

¿Entonces?

Vemos una estrategia en el corto plazo y otra en el mediano y largo plazo.

En el corto plazo, reducir el consumo de sus productos, exigir a las autoridades que clasifiquen sus contenidos que contengan escenas homosexuales para que los padres de familia podamos filtrarlos. Si el dinero es lo que más les importa, el comprarles menos seguramente les dolerá.

En el mediano y largo plazo, debemos de generar alternativas creativas e inteligentes que continúen lo que inició Walt Disney hace más de 80 años, influyendo directamente en los medios de comunicación, no como críticos pasivos, sino actuando, dirigiendo y produciendo programas con valores cristianos, no es en base a sermones (los cuales ya existen y son aburridísimos) como vamos a influir en los jóvenes.

Tenemos que hacer programas familiares con la creatividad de Disney.

Tenemos que hacer series que se puedan vender en mercados como Netflix

Tenemos que hacer programas de crítica política que compitan con Saturday Night Live, Last Week Tonight con John Oliver o Real Time con Bill Maher.

Tenemos que hacer programas en YouTube que obtengan la misma audiencia que el degenerado de Chumel Torres, el cual ya parece (o definitivamente es) vocero del #LGBT.

En resumen, si queremos influir en la niñez y juventud debemos de dejar de tirar de pedradas a las luces que no nos gusten, mas bien debemos crear luces más brillantes.

Es mucho lo que está en juego, si los jóvenes y niños ven el homosexualismo como algo natural y normal tendremos consecuencias negativas en libertad de expresión (que ahora ya sufrimos), derecho de los padres a la educación de los hijos y disminución de la familia natural.

Social, moral y culturalmente sería un desastre. No dejemos que esto suceda, honremos no solo con nuestras palabras, si no con nuestras acciones una de las frases del genio de Walt Disney:

“Nuestro recurso natural más grande es la mente de nuestros niños”.[7]

Hazte Sentir



[1] https://es.wikipedia.org/wiki/The_Walt_Disney_Company

[2]https://heatst.com/culture-wars/disney-just-aired-its-first-ever-same-sex-kiss-in-a-cartoon/

[3]http://www.christianitytoday.com/ct/2009/novemberweb-only/fofdisney.html

[4]https://www.lifesitenews.com/blogs/video-proof-disney-has-been-promoting-homosexuality-since-the-1990s

[5]http://www.huffingtonpost.com/2013/02/05/george-kalogridis-walt-disney-world-gay-president_n_2624080.html

[6]http://www.elespanol.com/espana/tribunales/20170301/197480425_0.html

[7]http://brightdrops.com/inspiring-walt-disney-quotes

Somos ciudadanos que amamos México y que buscamos que tú te hagas sentir.

Populares

Lo más Reciente